Muchas empresas de negocios que deseen ser competitivas y eficientes deben prepararse ya para formar parte del mundo virtual si es que no quieren quedarse rezagadas: poder atender clientes online, resolverle sus problemas, automatizar pedidos y pagos, capturar y administrar oportunidades de negocios, coordinar la logística de sus ventas y distribución, y un sin fin de procesos automatizables donde la tecnología ayuda a incrementar la productividad de los humanos.

En esta era de web 2.0 (en transición hacia web 3.0) ya no debemos simplemente conformarnos con publicar tres o cuatro pantallas de linda apariencia con información de nuestro negocio, en un dominio de Internet.

Si tenemos los recursos ($), más visión, y más inteligencia empresarial, debemos plantearnos si nuestro tipo de negocio o actividad hace más conveniente el desarrollo de un sistema de gestión accesible desde Internet (web transaccional) que el diseño de un mero "sitio estático" (web informativa)

Esto es así porque progresivamente el uso de Internet les permite a los usuarios (potenciales clientes) facilitar cada vez más ciertas gestiones de la vida cotidiana: hacer compras, realizar trámites, administrar servicios, realizar pagos, comunicarse rápidamente, etc. En general, el medio se vuelve más útil para organizar la vida y esto provoca que a los usuarios les guste e incluso prefieran cada vez más el uso de aplicaciones online que les resuelvan sus problemas.

Dos aspectos importantes de un sitio web: El proceso e-crm y la analítica web

Casi cualquier negocio o actividad comercial, ya mismo debería comenzar a generar su demanda desde Internet. Esta demanda primero se plantea como una generación de tráfico cualificado (visitas de potenciales clientes al sitio web)

Pero generar visitas a un sitio web cuesta dinero, por ende, para poder “rentabilizar” o compensar este costo con un beneficio derivado, en primer lugar cada visitante que ingresa en una web debería ser clasificado como potencial cliente o no (esto es precisamente una de las tareas más importantes de la analítica web)

Si el visitante cumple con las cualidades de segmentación “potencial cliente”, el sistema web debe proveer las herramientas necesarias para que este interactúe con el negocio de manera virtual (transacciones online): registrar sus datos, consultar por productos o servicios, enviar solicitudes, etc

A esto se lo conoce como proceso e-CRM (administración electrónica de relaciones con clientes) , y precisamente la tecnología para administrarlo se basa en un sistema de software web integrado o implícito en el sitio de la compañía. Esto es una web transaccional.

Un sistema e-CRM facilita al personal de marketing y/o ventas, hacer el resto del trabajo: detectar oportunidades potenciales, registrar contactos cualificados, asesorar e impulsar las ventas, fidelizar, utilizando la herramienta más útil del sistema: el e-mail (¿qué persona hoy en día no tiene una casilla de email?)

Conclusión

Si deseas potenciar tu negocio y posicionarte en el mundo virtual, si tenés la posibilidad debes pensar más en un "sistema web transaccional ", que en un "sitio web informativo ". Más en e-commerce, que en fuerza de ventas desconectada.

Planteate entonces al encarar tu proyecto web: ¿cómo imaginas un sistema online para tu negocio y qué herramientas interactivas debería tener para hacerle la vida más fácil a tus clientes, a tus empleados, o incluso a vos mismo?

Este planteo te llevará a concebir la web transaccional del futuro, y dejar atrás la web informativa del pasado.

En DDW tenemos los conocimientos y experiencia suficientes para abordar cualquier proyecto web de la manera más eficiente y conveniente posible para tu empresa o negocio. Te recomendamos nuestros servicios de consultoría para la planificación web o de diseño web