Al momento de tener que redactar los textos de tu sitio web, podés ayudarte con el esquema de comunicación lineal. La idea es que tu web sea capaz de responder a estas preguntas: quién, dice qué, a quién, y con qué efecto, lo más rápido posible

Algo que sucede muy a menudo, es no saber qué información publicar en el sitio web, y al momento de pasarle los contenidos al diseñador se le envían textos que son una mezcla de:

  • retórica llena de rodeos, que no dice nada
  • frases hechas y clichés
  • expresiones enteras copiadas de los sitios web de la competencia
  • mensajes y slogans tomados de otros y retocados para que no parezcan plagiados
  • párrafos larguísimos que no los lee nadie
  • bla bla bla
  • etc

Te invito a que compruebes esto que afirmo: cuando navegues por sitios web, trata de comprender en menos de 10 segundos si la página a la que llegaste dirige el mensaje hacia vos o no, y si podés determinar enseguida si lo que ofrece (algún servicio, producto, o información) te sirve o no.

Lo más probable es que termines leyendo varias veces lo mismo y aún sigas sin entender de qué va la cosa...

El modelo de comunicación lineal como ayuda para redactar tus textos web

Para que no cometas los mismos errores en tu propio sitio web, cuando necesites producir sus textos es de gran utilidad y ayuda seguir el modelo sencillo de comunicación lineal:

Quien: presenta a tu empresa / institución con un texto no demasiado extenso que irá en la página "quienes somos"

Dice qué cosa y cómo: redacta tus mensajes haciendo hincapié en lo que tenés para ofrecer, ¿qué hacés, a qué te dedicas?, esto irá en la página "productos / servicios"

Para quién: refuerza los textos de tus páginas anteriores, enunciando a quiénes te dirigís, para que tu público objetivo se identifique y reconozca al leer tu información

Con qué fin y efecto: pensá en los objetivos que tu negocio desea alcanzar a través de tu sitio web y la información que estarás publicando, porque debajo de la información de tus propuestas (productos o servicios) incluirás "llamados a la acción" (botones o formularios) para que los interesados te contacten, te compren, te pidan más información, etc.

Conclusión

La realidad del inculto digital que necesita una web es que sobreestima la labor del diseñador gráfico y subestima o ignora al comunicador social. Le asigna la menor importancia y esfuerzo a los contenidos textuales olvidando que el propósito fundamental es comunicar eficientemente.

Cualquier visitante de tu web debe entender enseguida tu mensaje y asegurarse si le hablas a él/ella o no. Si comprende bien esto podrá saber si lo que ofreces le sirve o no. Si le sirve te va a contactar, si no, va a cerrar tu página y seguirá buscando.

No te preocupes por decepcionar un visitante que no te interesa, preocupate más por no decepcionar un visitante que sí te interesa y no deberías permitir que se escape.

Consideramos todos los aspectos de un proyecto web, y por eso te recomendamos nuestros servicios de diseño web. Nos preocupamos no solo de la estética y presentación, sino también de sus contenidos y funcionalidad