Las ventajas de utilizar un sistema gestor de contenidos opensource (CMS) que sea popular y tenga una ámplia comunidad de soporte (Ej: Wordpress, Joomla, o Drupal) es algo que trato de comunicar día a día a todos mis clientes que necesitan publicar sitios web. Ya no como una opción, sino como una condición necesaria.

En esta breve nota voy a explicarles por qué esto es así. Los gestores de contenido modernos cumplen con varias cualidades ventajosas simultáneamente, las más importantes son:

  • permiten diseñar sitios web auto-administrables
  • cumplen con estándares de desarrollo de software (codificación, modularidad, extensionalidad, compatibilidad, usabilidad, desarrollo en capas, vigencia / continuidad  / maduración del software, facilidad de mantenimiento, entre otras)
  • permiten la independencia entre el administrador de contenidos (quien actualiza la página) y el diseñador/programador de la web,
  • garantizan la continuidad del proyecto facilitando la no dependencia de una única empresa desarrolladora o de mantenimiento, hacia el futuro
  • son SEO amigables e integrables con redes sociales u otros medios de presencia online
  • permiten la agregación de contenidos  permanente, históricamente archivables y clasificables (función blog), recuperables desde diferentes criterios: categorías y etiquetas, autores, fecha de publicación o modificación, ranking y popularidad (más vista, más comentada, etc)
  • poseen administración centralizada de de templates, modulos, y menues (partes comunes a todo el sitio web, son fácilmente editables o configurables en un solo lugar y no es necesario editar decenas o cientos de archivos para cambiar una cosa específica)

Además de lo anterior los CMSs modernos (y sus sistemas de templates) buscan garantizar que la web sea óptimamente accesible y utilizable desde cualquier dispositivo de navegación y navegador:

  • son cross browsing (compatible con diferentes navegadores y configuraciones de pantalla) y adaptativoso responsive- (compatible para tablets y smartphones)
  • tienen un buen rendimiento y rápida descarga
  • poseen código HTML Y CSS válido en w3c (World Wide Web Consortium –ver validador: http://validator.w3.org/- )
  • algunos templates ya vienen con HTML5 y CSS3 (codificación más moderna que permite la transición hacia la web semántica)
  • poseen urls amigables a motores de búsqueda

Rigideces típicas de los gestores de contenido

No obstante, algunos clientes han tenido malas experiencias con sus sitios web basados en sistemas gestores de contenido. Ellos alegan que son rígidos y no es tán sencillo sacar y poner cosas al antojo de uno porque tienen ciertas rigideces estructurales.

La regla de oro del trabajo con CMS y templates es: no alterar la estructura ni el código fuente, de ahí que el trabajo más arduo y dificil es encontrar un buen template que se adapte a las necesidades de cada caso particular.

Tocar mucho el código fuente (sobre todo cuando altera la estructura de capas y el maquetado) implica necesariamente generar incompatibilidades en algunos navegadores (o tener que editar hojas de estilo separadas)... nunca falta el cliente que accede al sitio con Internet Explorer 7 y lo ve todo mal, te pide que lo corrijas porque quiere verlo bien ahí, pero luego lo mira en una Tablet y ve todo corrido... Esto suele pasar y mucho... es casi imposible encontrar una total compatibilidad si se toca mucho el código fuente.

Los gestores de contenidos tienen estas pequeñas rigideces, pero comparadas a todas las bondades y ventajas que ofrecen, siempre, siempre nos va a convenir utilizarlos, ya que la web actual ya no se conforma con documentos estáticos en HMTL.

El secreto de trabajar con templates y gestores de contenidos es no alterar la estructura de diseño, me refiero a respetar la disposición, los espacios, y los tamaños de cada elemento que conforman la interfaz gráfica.