Algunos de nuestros clientes acudieron a nosotros recién cuando advirtieron un “estancamiento” en sus ventas. La recesión económica impulsa el crecimiento del marketing online, porque ayuda a ahorrar dinero y tiempo. Permanecer conectado es la salida para muchos, ya que Internet está lleno de oportunidades.

Pero en el mundo de los negocios hay diferentes situaciones, y no todos saben o pueden explotar de manera efectiva sus nichos comerciales, para generar ingresos y salir ganando.

Por un lado hay grandes empresas, que normalmente contratan a agencias que brindan soluciones completas de publicidad y comunicación. Los servicios de estas agencias en general son accesibles unicamente para grandes presupuestos de inversion. Tener ellas además, en su portfolio a marcas líderes entre sus clientes, les permite apuntar a un target alto, y a disponer de dinero suficiente para “remunerar” recursos de alta cualificación y así producir resultados. Con dinero es más sencillo impulsar el círculo virtuoso generador de más dinero, proveniente de los medios digitales.

Del otro lado, tenemos la situación completamente opuesta: emprendedores y pequeñas empresas (normalmente manejadas por sus propietarios, hombres/mujeres “orquesta” porque hacen de todo). En este tipo de negocios suelen buscar servicios economicos y generalmente mas básicos. Para el ámbito digital, ellos saben que necesitan tener un sitio web, pero lamentablemente creen que con eso ya está resuelto el asunto de la presencia online. Les falta tiempo, ganas, y dinero para involucrarse más. Estas carencias hacen que no haya suficientes recursos de calidad para producir resultados y retorno.

Hace algunos años había que tener visión para apostar en los “medios online”, hoy en día no hay que ser muy visionario para ver lo que está sucediendo: los hábitos de los consumidores y clientes han cambiado radicalmente la forma de comercialización de muchos bienes e incluso la “distribución” de muchos servicios: desde medios tradicionales, hacia medios de gestión digital.

En estos dos mundos opuestos y coexistentes, están las primeras empresas (las grandes) que triunfan en medios online a base de dinero bien invertido. Están también las segundas empresas (pequeñas) que solo pueden abrirse camino en los medios digitales gracias a una delicada combinación de tiempo, constancia y dedicación, con un mínimo de dinero inteligentemente invertido.

Conozco casos donde gastan fortunas para diseñar sitios web espectaculares y luego no tienen plata para promocionarlos.

En los años de experiencia que tengo en este sector, sucede siempre la misma historia: muy poquitos de nuestros pequeños clientes son casos exitosos (los que a fuerza de constancia y mucho trabajo persistieron en trabajar para lograr objetivos alcanzables y acordes a sus recursos), pero también,  hubieron muchísimos proyectos donde los clientes: diseñaron y publicaron un sitio web, lo abandonaron, y al año o dos le dieron de baja porque ni siquiera generaban lo suficiente para pagarse el servicio de hosting (alojamiento web) y el nombre de dominio.

En DDW evaluamos los recursos disponibles de cada cliente para administrar eficientemente su inversión en proyectos de Internet. Buscamos además la mejor combinación entre servicios de desarrollo y gestión (si desea tercerizar y ahorrar tiempo), o de consultoría y capacitación (si desea encargarse y ahorrar dinero). Nuestro amplio espectro de servicios permite ajustarse a diferentes necesidades y situaciones.