Mirando los servicios que ofrecen algunas "empresas" de SEO (posicionamiento en buscadores), uno puede ver cómo se sobreestiman (o mejor dicho se exageran) las capacidades y bondades de este recurso. La mayoría dice: "aumente sus ventas alcanzando los primeros resultados en Google".

En este post voy a explicar por qué no hay que creer en promesas como la anterior.

Desde el punto de vista del usuario, la curiosidad (o la búsqueda de información) no siempre implican su necesidad de un producto o servicio determinado. Y cuando así sea, hay que considerar la probabilidad de que ese usuario necesite o quiera (o pueda pagar) el producto de una empresa en particular.

Hay una gran cantidad de rubros y actividades donde un buen "posicionamiento" no se traduce necesariamente en "ventas". Es más el impacto sobre el branding (cuando se trata de marcas con una imagen profesional)

Los principales obstáculos de la rentabilidad en el SEO son los siguientes:

  • se eligen términos de búsqueda que no tienen implícita una intencionalidad de compra por parte del usuario
  • se utilizan términos de búsqueda ambiguos que no se corresponden con la descripción real de los productos o servicios ofrecidos
  • el público objetivo no utiliza buscadores para encontrar el producto o servicio en cuestión (hay insuficiente cantidad de búsquedas y por ende pocas visitas generadas)
  • para los términos de búsqueda más interesantes (los que generan buena y gran cantidad de demanda) los buscadores ya están saturados de contenidos, páginas de empresas o proveedores, etc. Esto hace que la inversión en SEO no obtenga un retorno en un plazo razonable, y se abandone el posicionamiento antes de obtener los primeros lugares

No obstante, empresas y profesionales que ofrecen estos servicios, en sus argumentos para convencer, repiten constantemente que el posicionamiento en Google implica obtener más ventas, lo que ha creado un mito alrededor de esta afirmación.

Esto es cierto en algunos casos muy particulares, pero no en todos. Por eso es importante distinguir entre "visibilidad" o "exposición", y "ventas".

Cuando hablamos de ventas, un canal que proporciona tráfico (el SEO en este ejemplo) no es el único elemento que contribuye a vender más. Hay otros factores a tener en cuenta: los precios, las características de los productos/servicios, su disponibilidad en tiempo y lugar del cliente, las formas de pago, la usabilidad en las páginas web, la atención al cliente y el servicio postventa, la efectividad de la fuerza de ventas, la analítica web utilizada para monitorizar las transacciones, la saturación del mercado, la oferta total disponible y los sustitutos cercanos, etc, etc.

En conclusión: no existe ninguna táctica o medio de Internet que nos haga "vender más", ni siquiera el SEO.

En DDW te enseñamos a utilizar los medios online para promocionar tu empresa de manera efectiva. Vende más y llega a tu público conectado. Y si lo prefieres, nos ocupamos nosotros de promocionar tu negocio en Google, en Facebook o en otros medios online. Contáctanos para solicitar una propuesta!