Los que trabajamos en publicidad online conocemos muy bien la existencia de la truchada que algunas agencias inescrupulosas realizan exclusivamente para inflar números y dejar contentos a sus anunciantes/clientes.

Solo tenés que abrir un buscador y poner "buy traffic", "buy web visitors", "purchase facebook fans", "youtube views bot", etc y encontrarás muchísimas web que te venden visitas falsas a sitios de Internet, seguidores falsos en Twitter, o fans para fanpages de Facebook (falsos también, por supuesto).

Hace unos días leí esta nota de Fabio Baccaglioni donde descubre, investiga, y expone unas redes falsas de Twitter que fueron utilizadas para hacer campañas publicitarias de importantes marcas argentinas.

Les recomiendo que lean la nota arriba mencionada porque no tiene desperdicio y expone con lujo de detalles, una de las problemáticas que afecta la reputación de todos los trabajamos en publicidad online, incluso a quienes no aceptamos este tipo de prácticas

No voy a explayarme en la metodología de esta economía underground de la compra/venta del falso tráfico y sus derivados, pero básicamente generan visitas, o comunidades en redes sociales, a través de bots y redes (botnets). Softwares automatizados que simulan el comportamiento de personas navegando por Internet, o incluso se identifican como personas reales detrás de perfiles o avatars, generando algún tipo de comunicación muy básica.

Todo esto con el propósito de engañar a los anunciantes mostrándoles un tráfico o interacción social que no viene de personas reales (sus potenciales consumidores) sino de robots.

Las falsas cuentas de Twitter se usan para falsificar tendencias (posteando masivamente con un cierto hashtag #), para hacer propaganda política, para molestar personas, y también para vender una falsa exposición para las marcas.