Hace unos días un colega recomendaba identificar los influenciadores y formadores de opinión del sector de la industria donde queremos gestionar la comunicación online de una marca, profesional o empresa.

Me llamaba la atención que recomendaba Klout  (u otras herramientas similares para "medir" la popularidad de la gente online), para buscar y encontrar a estos actores.

Voy a contarles en esta nota por qué creo que este proceso debe hacerse manualmente.

Las herramientas de medición de influencia online

Klout es la primer herramienta en su generación. Analiza las redes sociales (Facebook, Twitter, y Google+) para clasificar a sus usuarios de acuerdo a la influencia social que ejercen en línea con una puntuación propia que es un valor numérico entre 1 y 100. En la determinación de la puntuación del usuario, Klout mide el tamaño de las redes sociales del usuario (sus conexiones, seguidores), y correlaciona el contenido que crea para medir la forma en que otros usuarios interactúan con ese contenido, por ejemplo: cuánto y cuántos comparten, envían, linkean sus posteos.

La idea detrás de esto es sencilla. Se supone que si producís contenidos o comunicás algo y tenés una gran red de seguidores que comparten, difunden y viralizan lo que decís, entonces es que debes ser popular, y viceversa (si tu red es pobre, tenés pocos seguidores, no comparten ni interactúan con tus contenidos).

Hay otras herramientas similares a Klout como PeerIndex.comKred.commBlast.com, Traackr.com, todas hacen una especie de data mining algoritmizado con los perfiles sociales, con algún grado mayor o menor de intervención humana. Las mejores ofrecen un servicio pago. Por ejemplo, en mBlast sostienen que:

"Tenemos patentes que nos permiten recoger, recopilar y almacenar información; para determinar relaciones, estatus, actividades y comportamientos develados dentro de esa información; y luego - lo más importante - para definir y clasificar a los individuos.

De ninguna manera se debe confundir con la determinación de simples números de seguidores o popularidad, los ranking de puntuaciones mBlast de estos individuos transmiten su potencia, su estado y su intención, ya que se aplica a los problemas o metas de nuestros clientes.  Descubrimos la huella digital más orgánica y viva que cualquier persona puede tener en cualquier espacio que disponemos. 

Entregamos no sólo a las personas adecuadas sino el mejor y más eficaz medio para llegar a ellos."

Cómo encontrar autoridades y formadores de opinión de forma manual

El problema con estas herramientas surge de que no hay un estándar ni un método únicos para medir la influencia de las personas.

Una cosa es la "interacción" o la "popularidad" en el mundo online, y otra muy diferente es ser una autoridad reconocida entre importantes agentes o "tomadores de decisiones" de un cierto sector o materia.

Por esa razón pienso que un proceso de investigación manual puede resultar mucho más efectivo. Podemos llegar a una aproximación de lo influyentes que son las personas haciendo una investigación online manual.

Particularmente empiezo a hacer un "research" en un buscador como Google y empiezo a buscar términos relacionados con el rubro o sector para el cual hago la búsqueda. Es un proceso que puede llevar tiempo (semanas, meses) y hay que llevar un registro escrito, por ejemplo yo anoto en una planilla de cálculo los sitios web que voy encontrando, los nombres de las personas, sus perfiles, las relaciones, el tipo de candidato (si es del mundo académico, o empresarial, periodístico, etc). 

Es decir, lo primero es armar la lista de candidatos y luego evaluar, sin olvidar que hay muchas personas que tienen "poca vida online", aunque si son verdaderamente influyentes, otros hablan de ellos en las redes.

Algunos puntos que evalúo en online:

  • busco el nombre de la persona entre comillas en Google (se complica si se llama Juan Perez!, pero hay que hacer un trabajo selectivo para diferenciar homónimos),
  • identifico sus perfiles sociales oficiales (facebook, linkedin, tumblr, instagram, pinterest, twitter, youtube, etc) y su blog o sitio web oficial
  • es muy probable encontrar un artículo de la persona en Wikipedia, si es muy influyente
  • también es probable que aparezca nombrado en medios de prensa importantes
  • en las redes sociales analizo sus perfiles (por ejemplo seguidores y retweets en Twitter, conexiones en Linkedin, hay una sección en Linkedin de personas influyentes: https://www.linkedin.com/pulse/discover),
  • busco con el buscador Google, las veces que se citan y se linkean los contenidos de esas personas personas en otras páginas, blogs, foros, etc,
  • siempre un influenciador es entrevistado por algún medio de prensa, blogger, o portal especializado, por ende busco también si hay entrevistas de la persona (en YouTube hay bastante)
  • analizo el CV: dónde trabajó, en qué proyectos participó, cuáles fueron sus contribuciones, qué instituciones académicas o universidades acreditan sus conocimientos, en qué organizaciones participa o lidera, qué logros importantes obtuvo, o qué empresas fundó, o qué invenciones o innovaciones ideó
  • busco si da charlas, conferencias, dicta seminarios, este es otro punto (posiblemente sea speaker en TED TALKs),
  • busco si ha escrito literatura sobresaliente en su tema/materia y la bibliografía
  • analizo sus conexiones sociales (si es posible): una persona influyente se rodea de otras similares en su entorno, esto en el mundo online es casi como en la vida real

Bueno, hasta aquí una lista no exhaustiva de lo que normalmente hago cada vez que necesito encontrar formadores de opinión e influenciadores.

Personalmente, hace varios años que sigo a personas importantes y verdaderos "pesos pesados" en las temáticas que me interesan: leo las notas de sus blogs, les sigo en Linkedin o Facebook, o estoy suscripto a sus RSS o por email.

A algunos les he puesto a prueba en Klout y los resultados son realmente decepcionantes, por lo que he comprobado yo mismo la ineficacia de las herramientas de medición de influencia social. Teniendo en cuenta además que en mi sector (tecnológico/marketinero) las autoridades reconocidas tienen una fuerte presencia online, me he decepcionado aún más observar sus rankings. No quiero imaginar la efectividad de estas herramientas con rubros no tan afines a la tecnología, donde verdaderas autoridades pueden estar completamente fuera de linea!

Conclusión

La popularidad online se ha vuelto un deporte adictivo para muchos, así como el SEO trató durante mucho tiempo de dotar de popularidad artificial a los contenidos web, ahora está pasando lo mismo con las personas.

En este juego se intercambian favores: "me seguís y te sigo", "republicame esto y yo te comparto aquello"... El incentivo a la trampa para hacerse influyente y de esta manera tomar notoriedad está alentado también por estas herramientas de medición de la influencia social. Se vuelve como un juego para ganar puntos, se desvirtúa el asunto de la verdadera influencia.

Poder valorar el grado de credibilidad de las personas que seguimos, y separar a los verdaderos "influencers" de los vende-humo es fundamental para no estancarnos ni tomar malas decisiones debido a las malas influencias en esta era de infoxicación.