Una tormenta de ideas geniales para Internet no necesariamente implica un proyecto viable y rentable. Son frecuentes las consultas que recibo de emprendedores que quieren una web con: carrito de compras, pagos online, plataforma de e-learning, foros, blog, newsletter, videos, facebook, twitter, y bla bla bla...

Lo primero que les digo es que los negocios en el mundo online no son tan sencillos como muchos gurues del marketing nos quieren hacer creer. Al exagerado "entusiasmo emprendedor" hay que ponerle un freno, y mostrar la cruda realidad más allá de los sueños.

Desarrollar profesionalmente la larga lista de requerimientos funcionales de un sitio web (y sus interacciones sociales) cuesta mucho dinero y además es complejo. Aún en el caso de poder realizarse esa inversión solamente podrá justificarse si el proyecto puede asegurar un nivel de demanda suficiente (tráfico cualificado) que compre los servicios y le permita el retorno (para esto no hay que omitir el marketing y la publicidad que se hará posteriormente a la publicación de la web, y el dinero/recursos que necesita esto).

Cómo debe crecer un sitio web o un proyecto de Internet

No siempre es viable ni recomendable comenzar la presencia online con proyectos tan complejos. Además llegar al punto de equilibrio en un negocio de Internet realmente es muy difícil y lleva mucho tiempo.

En mi opinión, hay que bajar los pies a tierra y empezar con algo simple, para ir paulatinamente creciendo a medida que:

1) el sitio madura y adquiere tráfico (usuarios interesados, popularidad, participación, solicitudes y consultas),
2) exista una masa crítica mínima de usuarios que utilicen las herramientas interactivas y demanden más automatización en los servicios (de qué sirve un foro donde no postea nadie, por ejemplo?), y
3) haya presupuesto de re-inversión proveniente de las ventas generadas -o sea lo que sea capaz de producir el sitio web para autosostenerse y ser mínimamente rentable en un plazo relativamente corto-

Si sos un emprendedor de Internet, empezá centrándote en las cosas básicas para tu proyecto web:

- definir una identidad virtual (nombre o marca -personal o corporativa-)
- elegir un nombre de dominio acorde a la marca o nombre anterior
- desarrollar una imagen acorde a la marca o nombre anterior (logotipo personal o institucional),
- definir tu mapa de sitio (lista de enlaces, secciones, subsecciones, páginas de la web) en un archivo word
- producir, reunir y organizar contenidos, redactando las propuestas y servicios concretos que ofrecerás, tu carta de presentación, etc (recordando enriquecer esto con imágenes, videos si es posible, etc)
- identifica y estudia 2 o 3 sitios web similares a tu temática para sacar ideas, analizar su estructura, ver su esquema de negocio, etc
- digitaliza el catálogo de tus productos (en caso que vendas tangibles)
- define el formulario de contacto o pedidos que utilizarás para recibir solicitudes desde la web

Conclusión

Si no tenés definido los puntos básicos anteriores, olvidate de tu "super sistema web", porque aún no estás preparado/a para ello.

Si deseas encarar eficientemente tu proyecto de Internet te recomiendo nuestros servicios de consultoría para Mkt online o soporte para la planificación de proyectos web